Adhesiones al BICING a: bicing.bsas@gmail.com

30 oct. 2007

¿Estamos listos para el bicing?

La Nación - 30/10/2007 - Link de nota


(click sobre la imagen para verlo mejor)

Pasado mañana, la Legislatura porteña tendrá en sus manos la posibilidad de sentar la piedra fundamental para la instalación de la cultura del bicing en la ciudad de Buenos Aires. Luego de haber recibido dictamen favorable en comisión, los diputados están en condiciones de tratar el proyecto de ley del kirchnerista Pedro Failde, que considera la creación del "sistema de transporte público de bicicleta".

En concreto, se trata de la apertura de mil terminales, distribuidas por toda la ciudad, donde los porteños podrán alquilar bicicletas con las que movilizarse entre sus domicilios y sus lugares de trabajo o cualquier otro punto. Se pretende, así, aliviar los constantes congestionamientos del tránsito e imponer un medio de transporte saludable y amigable con el medio ambiente.

El bicing es una práctica habitual en numerosas ciudades europeas, como Barcelona, París, Amsterdam, Lyon o Berlín, donde es común ver a profesionales de ambos sexos, impecablemente vestidos y con su casco de ciclista, movilizándose en sus silenciosas bicicletas por las ordenadas bicisendas. Hasta los turistas suelen disfrutar de tours bien organizados por agencias de viajes para conocer distintos rincones de la ciudad.

Los aspectos positivos de esta iniciativa son numerosos y su aprobación será, sin duda, un paso adelante en la búsqueda de una mejor calidad de vida. Pero ¿será una solución real para los trastornos vehiculares? ¿Contribuirá a aportar mayor seguridad vial? En definitiva, ¿tendrá aquí, una ciudad cada vez más latinoamericana y menos europea, el mismo efecto positivo que tuvo en Barcelona o en París?

La ciudad de Buenos Aires no cuenta casi con bicisendas, salvo en lugares específicos de esparcimiento. En Europa, éstas son diseñadas sobre la vereda y el peatón sabe que no debe interferir en ellas.

Aquí se las dibuja sobre la calzada, junto a donde circulan los colectivos, lo que ocasiona tanto un mayor riesgo para la seguridad de los ciclistas como supone la pérdida de un carril para el tránsito vehicular. Tampoco, a diferencia de lo que ocurre en otras partes del mundo, el transporte público cuenta con espacios especiales para que el ciclista pueda viajar con su bicicleta.

Pero si la ciudad no está preparada, nosotros probablemente tampoco lo estemos para el cambio que implica el bicing.

El principal motivo de nuestros problemas de tránsito es cultural. Manejamos mal porque no tenemos respeto por el otro y somos peligrosos porque preferimos no cumplir las normas si nadie nos ve. Somos malos conductores, pero también somos pésimos peatones y tan temerarios sobre cuatro ruedas como sobre dos.

En Buenos Aires no son pocos los ciclistas que creen que movilizarse en dos ruedas implica una informalidad que los dispensa de cumplir cualquier norma de tránsito, como respetar los semáforos, o de seguridad personal, como el uso del casco obligatorio o de luces.

No bastará con una buena ley para que nuestras calles sean más amigables. Es un gran primer paso, pero de un verdadero cambio cultural que nos convierta en mejores ciudadanos parecemos estar cada vez más lejos. Hasta aquí, lo que puede hacer un legislador. El resto depende de nosotros.

Por Javier Navia
jnavia@lanacion.com.ar


25 oct. 2007

La bici sirve para más que entrenar o competir

25/10/2007 - Link de la nota

No hace falta ser lector asiduo de El Depornauta para conocer los beneficios físicos de pedalear pero, como la otra cara de una misma moneda, también se trata de un medio de locomoción que colabora con el medioambiente porque no genera ruidos ni contamina y además combate la congestión vehicular. Convencidos de esto, la Comisión de Tránsito y Transporte porteña firmó este miércoles un despacho a favor de la sanción del proyecto de ley del diputado del bloque Convergencia, Pablo Failde, para crear un sistema de transporte público de bicicletas en la ciudad de Buenos Aires.

Exitoso en grandes urbes europeas como sucede en las calles españolas de Barcelona o el asfalto francés de Lyon o París, el popularmente denominado Bicing -o técnicamente Transporte Público de Biciletas (TPB)- consiste en instalar unas mil terminales en lugares estratégicos de la Capital Federal donde se puedan alquilar bicicletas para trasladarse hasta otro punto de la ciudad donde se devolverá el rodado en algunas de las terminales cercanas.

El bicing resultó eficaz en España y Francia. Acompañado por los legisladores Jorge San Martino de Recrear; Oscar Zago de Juntos por Buenos Aires y Florencia Polimeni de Guardapolvos Blancos, junto con las firmas de los legisladores Carlos Lo Guzzo, Diego Kravetz, Sebastián Gramajo, Carlos Araujo, Fernando Cantero, Silvia La Ruffa, Alejandro Rabinovich, Fernando Melillo, Fernando Caeiro, Facundo Di Filippo y Marcelo Godoy, esta iniciativa será debatida en alguna de las sesiones de la semana próxima que incluirán todo lo referente a una nueva señalización vial con calles y circuitos adaptados a este nuevo sistema de transporte.

Diputado Pablo Failde, impulsor de la bicicleta como medio de transporte en la ciudad de Buenos Aires “Queremos crear unas mil estaciones en lugares claves de Buenos Aires como terminales de micros, subtes; trenes, facultades y hospitales así la gente usa las bicicletas para llegar a su hogar; lugar de estudio o trabajo sin utilizar otro medio de transporte”, le explicó Failde a El Diario Digital de los Atletas. En su diálogo con nuestro editor Fernando Horowitz, el diputado afirmó que “la ubicación de las terminales y el costo del alquiler lo determinará el Poder Ejecutivo pero debería ser muy inferior a los setenta centavos que sale el boleto de subte para fomentar este nuevo sistema y desalentar los medios tradicionales y contaminantes”.

El bicing, nueva cultura ciudadanaCon 49 años y graduado en 1993 de licenciado en Ciencias Políticas en la Universidad del Salvador; docente universitario y actuación en la actividad privada como Jefe de Comercio Exterior de Pasa Petroquímica y Pittsburg S.A., este ex Secretario Parlamentario del Bloque ARI que encabezaba Lilita Carrió y del que se alejó ante las incorporaciones de Patricia Bullrich y Alfonso Prat-Gay, aseguró que “el bicing resultó eficaz en países como España y Francia y acá sería una respuesta ante la insuficiencias de la red de subtes y colectivos, crearía una nueva cultura urbana que favorecería a todos los vecinos de Buenos Aires”.

LA NACION - 25/10/2007

Proyecto legislativo

Instalarían terminales para usar bicicletas

Las piensan como transporte público

Jueves 25 de octubre de 2007 | Publicado en la Edición impresa

Link de la nota

Para mejorar el tránsito en la ciudad, la Legislatura porteña podría sancionar un proyecto de ley que permitirá instalar en lugares clave de la ciudad unas 1000 terminales en donde se puedan alquilar y dejar bicicletas.

El proyecto fue presentado por el diputado kirchnerista Pablo Faílde y ayer recibió dictamen favorable en la Comisión de Tránsito y Transporte de la Legislatura. Fuentes del área dijeron a LA NACION que el proyecto será tratado en el recinto en la sesión del jueves próximo.

La iniciativa, denominada bicing , tiende a desalentar la utilización del automóvil e incorpora la bicicleta como un medio de transporte público. "No se trata de un sistema nuevo. Su instrumentación ha tenido positivas repercusiones en importantes ciudades europeas cosmopolitas, tales como Barcelona, Lyon y, más recientemente, París", se explica en los fundamentos del proyecto.

La propuesta pretende instalar un servicio donde los usuarios se presenten en una terminal y puedan alquilar una bicicleta para dirigirse a su destino sin tener que utilizar ningún tipo de transporte público.

"La idea es crear unas 1000 terminales en puntos estratégicos de la ciudad, como facultades, hospitales y, lógicamente, terminales de ómnibus y estaciones de trenes. Con esto se busca que el usuario utilice el rodado no más de tres kilómetros para llegar a su trabajo o a cualquier destino, sin utilizar otro medio de transporte", dijo a LA NACION el diputado Faílde.

En la actualidad, entre 80.000 y 120.000 personas utilizan la bicicleta como medio de transporte en la Capital.

"Aquí la importancia de ejecutar una nueva modalidad de transporte resulta indispensable para superar las insuficiencias que tanto el subte como los colectivos presentan en la actualidad. Además, responde a la urgencia de crear una nueva cultura urbana que estimule el respeto por el peatón y el derecho al transporte y a la movilidad de todos los vecinos de la ciudad", añade el texto de la propuesta legislativa.

Según el diputado, la instrumentación de la ley correrá por parte del Poder Ejecutivo porteño, que deberá definir los puntos donde se colocarán las terminales. "Creemos que el costo de los alquileres de las bicicletas debe ser muy inferior al valor del pasaje del subte", comentó Faílde.

El proyecto también ordena al gobierno porteño que incorpore nueva señalización, adapte algunas calles e incluya trazados de bicisendas donde sea necesario para el desarrollo de este medio de transporte.

Jesús A. Cornejo

INFOBAE 25-10-2007

Jueves 25 de Octubre de 2007



La bicicleta, cerca de ser un nuevo transporte público




El proyecto de ley, que permitirá crear estaciones en donde alquilar y depositar estos vehículos en la Ciudad, recibió un dictamen favorable y será tratado en pocos días en el recinto. En qué consiste la iniciativa

El sistema denominado "bicing" consiste en implementar un nuevo servicio de transporte público de bicicletas que busca garantizar "el respeto por los vecinos, el cuidado del medio ambiente y una mejor calidad de vida".

La iniciativa consiste en un servicio donde los usuarios se presentan en una terminal, retiran en alquiler una bicicleta, se dirigen a su destino y al llegar dejan el vehículo en alguna estación cercana.



Además, la propuesta contempla que las terminales se ubiquen en lugares estratégicos para la conexión con estaciones de subte, tren y playas de estacionamiento públicas, entre otros nexos.

Según los fundamentos del proyecto, el sistema es una verdadera herramienta para solucionar el problema del tránsito porteño, que deberá ser acompañada por la creación de lugares de aparcamiento de bicicletas; mantenimiento, señalización y adaptación de calles, y trazado de bicisendas, entre otras medidas.

Fuentes de la comisión legislativa de Tránsito y Transporte informaron que el proyecto de Trasporte Público de Bicicletas, cuyo autor fue el diputado porteño Pablo Failde (Convergencia), recibió ayer el dictamen favorable y podría ser tratado en el recinto en las próximas dos semanas.

Sobre el proyecto, Failde explicó que promueve el bicing porque es "un sistema de transporte público en bicicleta que ha comenzado a implementarse con gran éxito en estos últimos años en varias ciudades europeas" que puede ser útil para los porteños.

14 oct. 2007

En París, un fenómeno cultural en dos ruedas

Cultura
Domingo 14 de Octubre de 2007

Por Juana Libedinsky
Para LA NACION

PARIS.- Después de festejar en Pizza Pino con "el muñeco" Gallardo a pocos metros -lo cual aumentó aún más la excitación de los muchachos de mi mesa en la tradicional pizzería de Champs Elysées donde se congregan los argentinos después de triunfos deportivos como el de los Pumas el domingo pasado-, necesitaba urgente un momento de heroína de Truffaut.

Por suerte ahora cualquiera -bueno, con un poco de imaginación- puede sentirse Jeanne Moreau andando en bicicleta por las calles de París como en las escenas más clásicas de Jules et Jim. El vélib, las bicicletas públicas de la ciudad, cuyo nombre es una mezcla de vélo (bicicleta) y liberté (libertad) ha devuelto a París la edad de oro del ciclismo urbano que Truffaut retrató en su film de 1962.

Y siendo Francia, naturalmente, la bicimanía se convirtió en un fenómeno cultural. Ya hubo un festival de cine (el "Paris Bike Film Festival") con películas en las que las dos ruedas son protagonistas. Siguieron exposiciones de arte como "Joy Ride", donde una veintena de artistas de vanguardia mostraron instalaciones, cuadros, fotos y esculturas alegóricas. El diseño industrial (de lujo, evidentemente) hizo eco con la bicicleta con cristales Swarovski presentada en la tienda cool/centro cultural Colette; en cuanto a la moda, basta entrar al Gucci de Avenue Montaige, para ver la bici que domina la sala y de la cual cuelgan los accesorios para el deporte más espectaculares (e igualmente caros) del universo.

Tan profundo caló el vélib que en los pocos meses desde su irrupción hasta afectó lo que los franceses más defienden de su cultura: el lenguaje. Por ejemplo, todos ya saben que es una vélibataire: una chica soltera (célibataire) muy sexy que usa su vélib para encontrar romance (la táctica más habitual es esperar al buen mozo de la fila y pedirle ayuda con el cajero automático que da tickets para sacar las bicis).

Lamentablemente, en mi único paseo, no logré parecerme ni a Jeanne Moreau ni a una vélibataire, sino más bien a alguno de los transpirados muchachos del Stade de France. No pierdo las esperanzas: mi vélib tenía una rueda pinchada. Quizás este domingo -con bicicleta sana y así menos esfuerzo-, si me gritan "Catherine", como la protagonista de Truffaut, hasta me dé vuelta.


http://www.lanacion.com.ar/cultura/nota.asp?nota_id=
LA NACION | 14.10.2007 | Página 20 | Cultura


Copyright 2007 SA LA NACION | Todos los derechos reservados